Llámanos: 639 42 60 95

La triste realidad de las apps para ganar dinero

La triste realidad de las apps para ganar dinero

Nuestro móvil sirve para muchas cosas, también para reunir una pequeña fortuna. Al menos eso podríamos esperar si nos vamos a la tienda de Android y vemos la enorme cantidad de aplicaciones que nos prometen ganar dinero. Sin embargo no deberíamos dejarnos llevar por la avaricia ya que por conseguir un par de euros tendremos bastantes dolores de cabeza.

Descarga, prueba y reúne monedas

Con una simple búsqueda en Google Play podemos encontrar muchas alternativas. Algunas más actualizadas y otras utilizan sus propios trucos para retener al usuario.

Casi todas las aplicaciones te ofrecen nada más iniciar una pequeña recompensa en forma de monedas. Con esto consiguen que el usuario no parta de cero y esté algo más cerca del objetivo real de ingresar dinero.

Al iniciar la aplicación nos solicitan aceptar políticas de privacidad y registrarnos, de hecho si enlazamos nuestra cuenta con las redes sociales nos proporcionarán mayores bonus y monedas de inicio.

¿Cómo se gana dinero? Puede ser desde ver vídeos, invitar a la gente, descargar aplicaciones, registrase en otros sitios o incluso simplemente por volver a abrir la aplicación al cabo de unos días. Lo importante es entrar en el ecosistema de recompensas de la aplicación y no dejar de clickar en todas las opciones que nos ofrecen para ganar puntos.

Estos puntos o monedas serán los que necesitaremos para al final canjearlos por tarjetas regalo de Paypal, Amazon, ebay o la misma Google Play. Para haceros una idea de cuánto cuesta conseguir cinco euros he realizado diversos cálculos aproximados.

El objetivo es unos 5600 puntos para 5€. Al principio todo va muy bien y es fácil ganar hasta 700 puntos en unos minutos, pero una vez agotadas las opciones principales más suculentas cuesta más y hay que pasar o bien por registrase en aplicaciones de pago, por ver vídeos de publicidad o por descargarse juegos aleatorios y subir de nivel en ellos.

Por cada juego instalado son 40 puntos (tendrías que instalarte 140 juegos para llegar a 5€), por ver un vídeo de 25 segundos solo dos. Si nos pasamos una hora viendo vídeos conseguiríamos 0,4 euros. La verdad es que perderás menos tiempo buscando un trabajo que consiguiendo 5€ en una aplicación de estas.


Los anunciantes son los mismos y solo quieren tus datos

Una de las maneras más fáciles de conseguir puntos, sea cual sea la aplicación, es registrarse en los sitios que te piden. Normalmente te regalan un periodo de prueba de siete días, pero la idea es que el registro se realiza con tu tarjeta de crédito asociada a Google Play. Si somos de pulsación fácil y nos suscribimos a todos los lugares, más nos vale recordar darnos de baja al cabo de unos días antes que nos cobren por el servicio y entonces las posibles ganancias se conviertan en pérdidas.

Nuestros datos acabarán registrados en mil lugares pero se da la casualidad que todas las aplicaciones tienen recomendaciones similares. Esto es debido a que los anunciantes trabajan a la vez con cualquier aplicación. A ellos no les importa de donde venga el usuario, lo único que buscan es un clic, una descarga. Las aplicaciones reciben una pequeña comisión por cada clic y precisamente de esta comisión es donde una pequeña parte es la que va a parar a nosotros.

Echo en falta más variedad y aplicaciones más logradas. No me interesa descargarme la aplicación del Real Madrid ni jugar al Lords Mobile y mucho menos mantenerlas en mi móvil durante varios días, ya que las recompensas en la mayoría de casos exigen mantener el juego instalado.


Anuncios por doquier que ralentizan el móvil

Otro método para ganar dinero consiste en instalar aplicaciones como SlideJoy o Whaff Locket. Consiste en añadir a la pantalla de bloqueo publicidad con la opción de clickar en ella o desbloquear el móvil. Ojo, porque por el simple hecho de desbloquear no nos darán puntos y sí tendremos que acceder a lo que nos propongan.
La pantalla de desbloqueo, la barra de notificaciones o incluso ventanas flotantes que ocupan la mitad del escritorio, todos los huecos de Android pueden servir para que estas aplicaciones inserten publicidad. Esto por su parte provoca que el móvil te empiece a ir como una tortuga en martes debido a que carga sustancialmente la RAM de aplicaciones en segundo plano.


¿Cuál es la causa de su popularidad?

Si tantos problemas dan, ¿por qué son tan descargadas? Bueno, todos queremos ampliar nuestra cartera y es normal que intentemos aprovechar el móvil para hacerlo, sobre todo si además tenemos mucho tiempo libre.

Los desarrolladores de estas aplicaciones lo saben y además se esfuerzan en crear el efecto llamada. En todas se ofrece la posibilidad de crear un enlace referido para que si otro usuario se registra a través de él nosotros cobraremos un porcentaje en puntos respecto a lo que él haga. Técnicas que casi me recuerdan a una estafa piramidal, pero que en internet están muy extendidas.

La promesa de más dinero es lo que mueve a mucha gente a recomendar estas aplicaciones


Alternativas

Hay algunos casos como Playfullbet o Rewards de Google que sí permiten amasar una mini fortuna a base de utilizarla habitualmente.

En el primer caso tenemos una casa de apuestas online pero que inicialmente únicamente maneja monedas virtuales de la propia aplicación. Si conseguimos suficiente cantidad podremos cambiarlas por dinero físico, aunque si nos descuidamos y acabamos retándonos con la aplicación seremos nosotros quienes pongamos de nuestro bolsillo.

El segundo caso proviene de la mismísima Google. Rewards es una aplicación que a través de encuestas nos proporcionan saldo para gastar en la Play Store. Es ligera y rápida pero no depende de nosotros la cantidad de encuestas disponibles. Aquí son nuestros datos y privacidad los que están en juego, ya que Google utilizará estas respuestas para mejorar sus servicios y afinar su precisión.


Conclusión

Mi conclusión es clara: prefiero seguir siendo pobre pero disfrutar más de mi móvil. Si aún así os animáis a instalar alguna de estas aplicaciones, os recomendamos paciencia para ir probando cada cierto tiempo solo los juegos que realmente os llamen la atención, pulsar en vídeos cuando estáis muy aburridos y solo recomendar directamente a aquellas personas que sabéis que sí podrían llegar a utilizar estas aplicaciones. En mi caso no soy una de ellas.

Autor:

Accede a nuestra sección de proyectos a medida en Desarrollo de aplicaciones móvil

Comparte este artículo en tus redes sociales

¿Tienes un proyecto en mente? Cuéntanoslo